La adopción de la IA en las organizaciones: Cambio cultural y de marcos de referencia

26/10/2021 65

Ya lo sabemos, la Inteligencia Artificial (IA) está reconfigurando los negocios y las organizaciones, aunque no a la velocidad en la que algunos pensaban. Las empresas que están adoptando de manera exitosa la IA no están solo lanzando unos pocos proyectos para evaluar resultados.

Estas empresas están cambiando las estructuras organizacionales, cambiando cómo las personas y los equipos colaboran y cambiando cómo los managers toman decisiones.

El punto importante es que, aunque la tecnología cambia y evoluciona de manera exponencial, las capacidades que desarrollemos para una de ellas, por ejemplo la IA, estarán allí y serán necesarias para la siguiente tecnología. Es decir, estamos construyendo nuevas capacidades organizacionales para comprender, aprovechar y explotar las nuevas tecnologías.

Ya sea la habilidad de gestión y el aprovechamiento de datos para la toma de decisiones, la construcción de confianza en equipos multidisciplinares y remotos, o la capacidad de liderar el cambio basado en tecnologías.

En un estudio realizado por McKinsey, guiado por Tim Fountaine y sus colegas, y publicado en Harvard Business Review, solo el 8% de las empresas encuestadas aplicaron buenas prácticas para una adopción amplia y exitosa de la IA.

Estamos construyendo nuevas capacidades organizacionales para comprender, aprovechar y explotar las nuevas tecnologías.

La mayoría de las empresas habían solo ejecutado pilotos ad hoc y aplicado la IA en un único proceso de negocio. La IA afronta barreras organizacionales y culturales dentro de una organización.

Las empresas exitosas en la implantación de la IA ejecutaron acciones desde el principio para desglosar y resolver esas barreras y garantizar así que podían capturar las oportunidades de la IA. En otras palabras, la IA no es una tecnología de quita y pon, enchufa y enciende (plug and play) con resultados inmediatos.

En una serie de artículos trataremos de elaborar una serie de recomendaciones y buenas prácticas para la adopción de la IA en las organizaciones. Estas recomendaciones estarán sustentadas en la premisa de que la adopción exitosa de la IA requiere un correcto alineamiento con la cultura, la estructura, los procesos y la estrategia de la empresa.

Vamos a comenzar en este artículo con la cultura. Ya lo decía Peter Drucker para reforzar la importancia de esta dimensión organizacional: la cultura se come a la estrategia en el desayuno.

Para adoptar ampliamente (a gran escala) la IA en una organización, los líderes deben promover y alcanzar un cambio de comportamientos, maneras de pensar, o maneras actuar en las organizaciones. Comentemos tres de estos cambios requeridos:

Pasar de una organización que trabaja en silos a una organización de colaboración interdisciplinaria: la IA requiere el desarrollo de equipos multifuncionales con una mezcla de puntos de vista y habilidades complementarias.

Por ejemplo, a la hora de diseñar una solución (un algoritmo que predice algo) deberíamos pensar también en los cambios que habrá que aplicar en la operativa con el cliente o con los usuarios internos. Es por ello que debemos incluir en el equipo a los usuarios finales en el diseño de la solución.

Movernos de una organización que toma decisiones guiadas por la intuición de los líderes a la organización en la que los responsables de la operación directa toman decisiones basadas en los datos:

No se podrá avanzar de manera exitosa, si los responsables de la operación directa deben preguntar a los jefes antes de tomar una decisión basada en datos y en las recomendaciones de un algoritmo que fue diseñado para habilitar mejores y más rápidas decisiones.

Ser más agiles, adaptables, en lugar de adversos al riesgo: Desde mi punto de vista este es uno de los retos más difíciles, sobre todo en algunas culturas donde el fracaso es muy mal visto, y se evita continuamente.

No podemos ser exitosos en la adopción amplia de la IA sí debemos tener el soporte de todo el mundo antes, si debemos tener todo controlado antes, si debemos evitar el fracaso para no ser cuestionado o incluso despedido.

Una mentalidad de experimentación nos permitirá ver el fracaso como una manera de tener feedback inicial, conocer más al cliente y, en general, como un mecanismo de aprendizaje para el éxito. Y aquí viene el principal reto: los líderes deben estar convencidos de que esta es la manera correcta. Luego ya pueden preparar a los demás.

En resumen, en esta primera entrega, las empresas deben afrontar y trabajar los cambios culturales necesarios para lograr que la adopción de la IA pueda escalar de manera exitosa.